En la corte del califa de Córdoba: esposas, madres, princesas

La familia omeya tenía más cosas en común con otras familias soberanas de religión diferente que con el resto de la población musulmana del Califato. Incluso las esclavas del califa eran un tipo de esclavas muy especial, pues habían sido educadas para compartir la vida privada de los califas y habían recibido para ello una educación exquisita. Algunas de ellas estuvieron dotadas de gran inteligencia y personalidad, y llegaron a disfrutar de gran poder dentro de la corte. Esto generó la suspicacia de los autores árabes.

Un día en el Califato de Al-Hakam II

Los quince años de gobierno de al-Hakam II, entre 961 y 976, marcan posiblemente el apogeo del Califato de Córdoba como potencia hegemónica en toda la Península, como uno de los principales poderes que despuntan en el Mediterráneo y como uno de los principales centros de conocimiento y excelencia creativa de la época